« | Home | »

Noemí protagoniza un edredoning en Big Brother Brasil

Por Jose | lunes, 19 Mar 2012

Noemí protagoniza un edredoning en Big Brother Brasil
PUBLICIDAD

Noemí, la joven tinerfeña cuyo novio, que es Paolo, se encuentra en el granero de la casa de Guadalix de la Sierra, ha encontrado un nuevo amante mientras está de excursión con Laisa en la versión de Gran Hermano de Brasil (aunque esta última esté expulsada), “Big Brother Brasil”.

La fresca de Noemí no tardó ni 24 horas en liberar la fiera que lleva dentro y, en esta ocasión ha caído Fael, uno de los pocos concursantes que quedan en Big Brother Brasil. Con 25 años, Fael ya es veterinario y aunque tiene cara de buen chico, no opuso resistencia a las armas de seducción de Noemí.

Fue él mismo quien la trajo a la casa en coche y esa misma noche en la piscina, entre abrazos y risas la tinerfeña más polémica de Gran Hermano se le abalanzó sin darle oportunidad de huir en ningún caso, aunque él tampoco hizo nada para impedirlo.

 

Lejos de este inocente beso (que se puede observar en la imagen superior) Fael fue a darle las buenas noches con otro de esos “inocentes” besos cuando de repente acabó metiéndose en la cama de Noemí para hacer lo que todos pensáis… ¡Y por eso os dejamos ver este vídeo que es bastante explícito


Aunque ésto en sí no es motivo para crucificar a la fresquísima Noemí, sí que lo es el hecho de que pocas horas después anduviera llorando por las esquinas arrepintiéndose de lo que ha hecho, lloriqueando porque tendrá que rendirle cuentas a su amor roto de Guadalix de la Sierra, Aless por supuesto, y ASEGURANDO (sí, sí, como cuando le dijo a María que cuidara de Júlia, la novia de Hugo y luego lo negó contra viento y marea) que entre ellos solo hubo algunos besos, pero nada más.

En fin, todos los que habéis visto el vídeo estaréis convencidos de que a esta mujercita le gusta divertirse con algo en sus manos, el problema es que luego miente, se esconde, se indigna, llora, se agobia y lo más importante: ¡Acaba agobiando a los demás! Y es que a estas alturas, muchos son los que afirman que Noemí se cree sus propias mentiras y eso la convierte en la mejor de las mentirosas (aunque ella deja rastro y se delata a sí misma) y una enferma en potencia dado que enfermedades como la pseudología fantástica (o mentira patológica) se adaptan a su actitud cambiante.

 

Y vosotros, ¿qué pensáis? No olvidéis que Paolo está en el granero esperando a que nosotros nos pronunciemos para poder entrar o no en la casa y que se podría armar una buena… Opinad, ¡no os cortéis!